Educar, particularmente a las niñas: la solución olvidada al cambio climático

Hemos visto, en pocos años, cómo el cambio climático está afectando y afectará a todos los sectores de nuestra sociedad; uno de los que más ha sido ignorado y que más impacto tiene es la educación, sobre todo en las niñas.

“…La educación es el pasaporte para el futuro, porque el mañana pertenece a quienes se preparan hoy…”

Malcolm x.

Esta frase de Malcolm X es vigente actualmente, ya que la educación brinda a la niñez las habilidades y conocimientos para responder a la crisis climática en la que estamos inmersos.

Con información y conocimientos, las generaciones más jóvenes podrán enfrentar los desastres relacionados con el clima y si priorizamos la educación en las niñas, éstas contribuirán en gran medida a sus comunidades aumentando la resiliencia general de la región que habitan.

Las niñas educadas se convierten en mujeres que participan activamente en la sociedad y hoy vemos más mujeres asumiendo roles de liderazgo tanto en empresas como en política, incluso en países en vías de desarrollo. 

Somos testigos de cómo las mujeres en la política (habrá sus excepciones) son especialmente efectivas en la creación de medidas de protección ambiental y es más probable que ratifiquen las leyes y tratados de protección climática. 

La educación, junto con la planificación familiar y los derechos reproductivos, tiene un impacto dramático en el crecimiento de la población y las emisiones de carbono.

Todo suena fascinante pero la realidad es que más de 130 millones de niñas no asistían a la escuela antes de la pandemia y 20 millones más están en riesgo de no regresar a la escuela debido a las interrupciones sanitarias por Covid-19.

¿Por qué, en casi todos los países, las niñas son las que están más rezagadas e incluso relegadas en cuanto a educación se refiere? pareciera como si el mundo les niega a las niñas sus derechos y, al mismo tiempo, perdemos una solución transformadora a una grave amenaza. 

El cambio climático amenaza primero y peor a las niñas. Sin educación, las niñas se ven afectadas de manera desproporcionada por los efectos de la crisis climática. Hoy en día, el 80 por ciento de las personas desplazadas por desastres climáticos son mujeres y niñas.

“Los fenómenos meteorológicos extremos destruyen los medios de subsistencia y empeoran la pobreza, y las niñas suelen ser las más afectadas por los aumentos en el matrimonio infantil, la trata y la violencia doméstica”, dijo Christina Lowery, directora ejecutiva de Girl Rising, una organización sin fines de lucro que promueve el derecho de las niñas a una educación de calidad. 

“Queremos ver un compromiso renovado con la educación de las niñas, particularmente a raíz del COVID-19, cuando hemos visto impactos desproporcionados en las niñas, pero también cómo las niñas educadas están liderando el camino durante la crisis.  “Necesitamos invertir en las niñas, su educación, sus necesidades socioemocionales y su acceso a las oportunidades y, lo que es más importante, a las soluciones digitales”.

Y es que la creciente brecha digital de género no para. Desde 2013, la cantidad de mujeres y niñas que no pueden acceder a la tecnología digital aumentó del 11 al 17 por ciento en 2019. En las naciones menos desarrolladas, la brecha de género es de alrededor del 43 por ciento. 

Durante la pandemia, se estima que 463 millones de niños no pudieron acceder al aprendizaje digital; la mayoría eran niñas. Estas disparidades de género en la conectividad digital también están relacionadas con la vulnerabilidad de las niñas a los impactos climáticos.

Las mujeres que viven por debajo del umbral de la pobreza tienen 14 veces más probabilidades de morir en un desastre climático, según un informe de la organización humanitaria sin fines de lucro CARE International. 

Las niñas son la solución

“Cuando las niñas reciben educación, los beneficios son generalizados, transformadores y duraderos. Las niñas educadas pueden desarrollar mejores soluciones para hacer frente a cuestiones como la escasez de alimentos y agua. Educarlas permitirá equiparlas mejor para liderar la transición mundial hacia una economía más sostenible con bajas emisiones de carbono”, dijo Lowery. 

Girl Rising lanzó su iniciativa Future Rising en abril para impulsar la inversión en la educación de las niñas, aprovechar el poder de las niñas educadas para abordar el cambio climático y cambiar las normas de género a través de la narración de historias. Ayomide Solanke, de 27 años, becaria de Future Rising Fellow de Nigeria, está creando una serie de novelas gráficas para demostrar vívidamente el vínculo entre la sequía extrema y el matrimonio infantil.

Hewlett-Packard es una de las empresas que está apoyando estas iniciativas: se asoció con 1 millón de maestros para trabajar con educadores comunitarios y líderes religiosos a fin de aumentar el número y la capacidad de los educadores locales para impartir el aprendizaje en cualquier parte del mundo. 

También con HP, Girls Rising ha podido apoyar a un socio educativo en India, Slam Out Loud, que ha desarrollado educación socioemocional basada en las artes a través de plataformas tecnológicas de bajo ancho de banda. Todos estos esfuerzos son parte de HP PATH (Partnerships and Technology for Humanity), el objetivo de la compañía de acelerar la equidad digital para 150 millones de personas para 2030, con un enfoque particular en niñas y mujeres, entre otras comunidades históricamente excluidas.

Se pensaría que solo las grandes empresas son las que pueden hacer este tipo de acciones, pero las PyMes son las que pueden tener un alcance más focal, dando las herramientas necesarias a las comunidades en donde operan; no necesitamos ir al otro lado del mundo para encontrar una forma de apoyar.

Por ejemplo, puedes asesorar a mujeres en tu negocio y a niñas en tu comunidad, proporcionar habilidades y oportunidades de liderazgo, comunicación y colaboración para el avance profesional.

Encuentra formas de compartir los modelos a seguir entre sus empleados y líderes con los jóvenes. Tanto las niñas como los niños necesitan ver ejemplos de mujeres en puestos de liderazgo, especialmente en ciencia y tecnología. La gente necesita ver que es posible.

“Cualquier cambio en nuestro sistema debe incluir las voces, ideas y talentos de niñas y mujeres educadas. Educar a mujeres y niñas es lo más cercano a abordar una gran cantidad de desafíos que enfrenta el mundo”, dijo Lowery. 

Vía. HP

Imagen: NBC

Nos encantará ayudarte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación.


Notice: ob_end_flush(): Failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/redbms/public_html/wp-includes/functions.php on line 5420