CAMBIEMOS LA CANCHA

Las sociedades avanzan con temas como concordia, modernidad, tecnología, inclusión, abundancia. Cambiemos la cancha.

José Luis Ortiz Flores

Ya hemos hablado antes que los gobiernos populistas necesitan la división para poder gobernar. Y para la división, muchas veces recurren al discurso del odio y a identificar a un enemigo común. De esta forma, “la mayoría” le permite “hacer lo que quiera”, legal o ilegal, moral o inmoral, con tal de “apoyar la causa contra el enemigo común.” Esas… son sus reglas; cambiemos la cancha.

El problema de estas reglas del discurso del odio, es que las sociedades se rompen. Un caso claro es la sociedad mexicana. ¿En cuántas ocasiones hemos identificado que en los casos de emergencias y de catástrofes, los mexicanos nos hemos unido, sin distinciones, y nos hemos apoyado para salir adelante? 

Mientras leemos estas líneas, todos ya pensamos diferentes ejemplos de este comportamiento. Pero en la emergencia del COVID-19 no nos reconocemos, cuando menos no como antes. Nuestra sociedad está rota, o así lo creemos.

Y lo que pasa es que la emergencia del COVID-19  llegó a México con una sociedad que se cree dividida (no necesariamente es cierto). Nos han “vendido” conceptos, como se hace regularmente para posicionar un producto en el mercado, conceptos para soportar estas nuevas reglas: fifís, chairos, neoliberales, conservadores, 4T… al igual que para un producto de marketing, lo imporante es la percepción, no necesariamente la realidad.

Nuestra sociedad es la misma, no hemos cambiado en unos cuantos meses, pero el discurso de la división es conveniente para el gobierno populista, el discurso del odio es necesario para el autoritarismo.

Otro ejemplo de este fenómeno de los gobiernos populistas, fue este discurso de odio permanente que tuvo la sociedad norteamericana por cuatro años (https://redintegralis.live/2020/11/08/respirar-nuevos-aires/).

Esta misma semana, vimos consecuencias de este discurso, 8 personas muertas en Atlanta, y este sábado protestas en varias ciudades de Estados Unidos, como San Francisco, Houston y Nueva York, para clamar #StopAsianHate. (https://www.nytimes.com/2021/03/20/us/stopasianhate-protest-atlanta.html?action=click&module=Well&pgtype=Homepage&section=US%20News). Y no podemos olvidar los disturbios por la discriminación con la comunidad afro-americana con #BlackLivesMatter. 

Pero no podemos conformarnos o resignarnos a “ser marionetas” de este juego populista. Somos más fuertes que eso, somos más inteligentes que eso. 

Caer en el discurso del odio, de la discriminación, de la división, es lo fácil, pero esto sólo continuará con el proceso de la destrucción del tejido social. Nuestro papel como ciudadanos, como familias y como empresas es salir adelante como sociedad. Por eso, cambiemos la cancha.

Jugar en su misma cancha, sólo continua con su “juego”. Dar argumentos en contra, explicar porqué están equivocados, defender la posición, etc. es continuar el juego. Recordemos que lo que hace un gobierno populista es posicionar un producto de marketing, gobernar va a un segundo o tercer plano. Y para posicionar el producto es importante hablar de él, igual que de sus conceptos y sus atributos. Como lo han dicho algunas figuras del espectáculo, “que hablen de ti, auque sea mal, pero que hablen de ti”. Y eso posiciona.

Entonces, cambiemos la cancha. Nuestra cancha debe ser jugar desde la concordia, no desde el odio; desde el positivismo, no desde el negativismo; desde la modernidad, no desde el anquilosamiento; desde la eficiencia, no desde las justificaciones; desde la abundancia, no desde la escasez. Y entonces, ya no es necesario utilizar los conceptos para su posicionamiento (neoliberales, fifís, chairos, conservadores, etc.), dejemos atrás esos conceptos, no son necesarios en esta nueva cancha.

De esta forma, su discurso, y sus conceptos son irrelevantes. Y si son irrelevantes, no apoyan su posicionamiento. Igual que un producto del mercado, igual que una figura del espectáculo, lo peor es no estar en la polémica, no estar en las sobremesas. Hay tanto por hacer, hay tanto que trabajar, hay tanto que mejorar, que no vale la pena perder el tiempo apoyando el posicionamiento de un producto de marketing.

Cambiemos la cancha.

Nos encantará ayudarte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación.


Notice: ob_end_flush(): Failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/redbms/public_html/wp-includes/functions.php on line 5373