El Concurso Mercantil, una herramienta desaprovechada

El Concurso Mercantil es una herramienta útil en momentos financieros difíciles de las empresas; Gobierno y empresarios deben tomar responsabilidad para conocer mejor esta herramienta y utilizarla por el bien de la sociedad.

José Luis Ortiz

Hay muchas causas que pueden provocar una situación financiera delicada en una empresa. Asimismo, en diversas etapas de la vida de una empresa, puede acechar la posibilidad de una quiebra. Distintos países cuentan con figuras jurídico-financieras, cuyo propósito es apoyar para que una empresa no quiebre o que, si lo hace, sea de la mejor manera posible; en México existe la figura jurídica del Concurso Mercantil, una herramienta desaprovechada.

Una empresa puede encontrarse en situación de quiebra por causa de su macro entorno político, económico o social; puede estar en un ciclo económico o comercial negativo, ya sea de su industria en particular o de la economía en la que está enclavada; y también puede estar en esta situación por malos manejos de sus administradores. El hecho es que es factible y es probable que una empresa alguna vez se encuentre en posibilidad de quebrar.

Algunos pueden estar familiarizados con que empresas transnacionales hayan solicitado entrar en “Chapter 11” ( https://www.commsupdate.com/articles/2019/08/21/maxcom-files-for-chapter-11-bankruptcy-in-us/ ), esto es el equivalente a la “Suspensión de pagos”, por una especie de Concurso Mercantil en Estados Unidos. En ese país es muy común que las empresas soliciten este recurso para hacer un alto y replantear su situación financiera y comercial, con el objetivo de salir adelante, continuar operando, o cerrar en la forma más adecuada para todos los involucrados. 

Si pensamos en otras economías, como el caso de España, el recurso del Concurso Mercantil es utilizado aproximadamente veinte veces más que lo que se utiliza en México. Estas dos referencias, nos ejemplifican que el Concurso Mercantil es una herramienta desaprovechada.

El Concurso Mercantil tiene tres objetivos primordiales (https://redintegralis.live/2020/03/26/que-beneficios-tiene-entrar-en-un-concurso-mercantil/ ): 

1) Cuidar la fuente de empleo, es decir la empresa; 

2) Cuidar a los trabajadores; 

3) Cuidar a los acreedores. 

Cuando una empresa quiebra o piensa quebrar, los análisis y las consecuencias son de diversa índole: financieras, jurídicas, contables, laborales, comerciales, fiscales. Y las decisiones a tomar deben ser contemplando todos estos ámbitos.

El Concurso Mercantil en México es una figura jurídica que opera bajo la coordinación del Poder Judicial, jueces de distrito y el Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles (IFECOM) pero, para las millones de empresas de nuestro país es, en su mayoría, una figura y un proceso poco conocido. La difusión de esta figura la realiza el IFECOM apoyándose en las Casas de Cultura Jurídica en los Estados de la República, pero esta difusión se ha quedado muy acotada a la gente que apoya al propio IFECOM (Especialistas de Concursos Mercantiles) y al personal del mismo poder judicial, no se ha logrado la difusión al sector empresarial.

Como ya se había señalado, un proceso de esta índole tiene aristas de diversa naturaleza y por esa razón, estos “Especialistas de Concursos Mercantiles” también tienen perfiles multidisciplinarios: financiero, contable, jurídico, administrativo, de tecnologías de la información; perfiles que van apoyando el proceso en sus diferentes etapas.

El Concurso Mercantil tiene tres etapas generales: 1)Visitaduría, para determinar si una empresa puede y debe entrar en Concurso Mercantil; 2)Conciliación, para llevar a cabo el proceso de acuerdos entre la empresa y sus acreedores y, si no se llega a un acuerdo, 3)Liquidación, donde se utilizan los activos de la empresa para hacer frente a sus deudas.

Una empresa puede entrar en Concurso Mercantil por solicitud de sus acreedores (bancos, proveedores) pero también puede solicitarlo ella misma. Uno de los beneficios del Concurso Mercantil es que la empresa no lleva diferentes juicios con sus acreedores, con estrategias distintas, lo cual puede ser desgastante, costoso y desordenado; se lleva todo en un mismo proceso.

Como ya se puede intuir, entrar en un Concurso Mercantil, no es necesariamente para quebrar; esto es sólo si no se logra llegar a acuerdos con los diferentes acreedores. Un ejemplo conocido en nuestro país es la empresa constructora ICA, que pasó por este proceso para salir de él, habiendo llegado a acuerdos con sus acreedores y poder continuar en operación ( https://expansion.mx/empresas/2018/03/05/ica-logra-acuerdo-y-sale-de-concurso-mercantil ).

Es importante que el Estado Mexicano sume esfuerzos y haga sinergias entre los poderes Ejecutivo y Judicial para: 1)coordinarse entre ellos para hacer más factibles, y con mayor fluidez estos procesos; 2)difundir entre las empresas mexicanas la existencia de este recurso que, como ya lo mencionamos anteriormente, implica cuidar también el empleo. En general, que el Concurso Mercantil no sea una herramienta desaprovechada.

Como empresarios, tomemos también responsabilidad y busquemos conocer mejor esta herramienta, como una ayuda en la gestión de nuestra empresa hacia el logro de sus objetivos.

Nos encantará ayudarte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación.


Notice: ob_end_flush(): Failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/redbms/public_html/wp-includes/functions.php on line 5373