La economía circular es un concepto arraigado en varias escuelas de pensamiento y teorías diferentes eso cuestiona los sistemas económicos lineales predominantes, que suponen que los recursos son infinitos, pero la realidad es que la economía circular puede ser adoptada por la gran mayoría de las PyMe’s.

Entre los primeros autores considerados influyentes en el desarrollo de la economía circular como un concepto es Kenneth Boulding, quien en 1966 imaginó una “economía espacial” que funcionaría reproduciendo el stock inicialmente limitado de insumos y reciclando productos de desecho. 

Este concepto evolucionó de tal manera que hoy los formuladores de políticas, académicos y la comunidad empresarial reconocen cada vez más la necesidad de avanzar hacia un nuevo modelo económico mediante el cual los materiales y la energía se desechen los productos o subproductos se reintroducen en el sistema económico. 

En términos ambientales, volverse más circular ayudaría a evitar emisiones, reducir la pérdida de recursos y facilitar la carga sobre los ecosistemas mundiales. 

Por ejemplo, se ha estimado que la transición a una economía circular en los sectores de movilidad, alimentación podría conducir a la reducción de emisiones de 48% para 2030 y 83% para 2050, en comparación con los niveles de 2012.

Más allá de la sostenibilidad ambiental, los beneficios económicos y la relevancia comercial de la economía circular también son cada vez más reconocidos entre académicos y formuladores de políticas.

Además, las innovaciones tecnológicas y organizativas que sustentan una economía circular permiten que la productividad de los recursos de Europa crezca un 3% para 2030, lo que equivale a € 1.8 billones de beneficios totales en tres áreas: movilidad, alimentación y el entorno construido, incluido el ahorro en costos de recursos primarios y en costos vinculados a externalidades, como los impactos en la salud de la contaminación del aire.

Más allá del ahorro de costos, el cierre de los ciclos de producción a desechos y el aumento de la reutilización y el reciclaje de materiales reduciría la demanda de materiales vírgenes y ayudaría a mitigar tanto el precio impulsado por la demanda volatilidad en los mercados de materias primas y riesgos de suministro. 

Se encontró que los modelos de negocios circulares están asociados con un gran potencial de empleo: estimaciones para del Reino Unido muestra que una economía circular con las tasas de desarrollo actuales podría conducir a la creación de 54 mil empleos para 2030, particularmente en reciclaje y remanufactura.

Si bien estos hallazgos implican beneficios claros para las empresas que adoptan modelos de negocio circulares, en la práctica real puede haber varias barreras en forma de, por ejemplo, dificultades para valorar beneficios futuros contra los costos actuales, conocimiento, disponibilidad de tecnologías y demanda del consumidor de productos verdes .

Las empresas enfrentan barreras, aunque en diferentes grados. Por ejemplo, mientras que una empresa multinacional puede apoyar el desarrollo de tecnología circular a través de sus actividades de investigación y desarrollo, pequeñas y medianas empresas (PYME) a ​​menudo dependen de la disponibilidad de tecnología en el mercado.

Además, si bien las multinacionales pueden determinar cómo se adoptan los conceptos de economía circular, una PYME, debido a su tamaño, a menudo se limita a observar las tendencias en la cadena de valor del mercado en

que opera, aunque tanto las grandes empresas como las pymes son cruciales para la economía circular,

Las pymes son una parte sustancial del entorno empresarial y la investigación sugiere que cada vez son más conscientes de los beneficios de la eficiencia de los recursos aunque a menudo no se relacionan bien con el concepto de economía circular. 

Barreras para lograr una economía circular para PyMe´s

Más de la mitad de las PYME mencionan la falta de apoyo de la red de oferta y demanda como su principal obstáculo en la transición hacia una economía circular. Desde la perspectiva de la oferta, un desafío importante parece ser la ausencia de proveedores “verdes” para insumos específicos que las pymes necesitan en el proceso de producción de un producto o servicio. 

Según las PyMe’s, en la mayoría de los casos los mercados para estos insumos están ausentes o no están suficientemente desarrollados en la cadena de suministro. 

Adicional a la dificultad de implementar una solución ecológica, ya que están encerradas en la parte inferior de la cadena de suministro o son parte de sectores de cadenas de suministro globales con un alto impacto ambiental correlacionado. 

Desde la perspectiva de la demanda, un desafío importante subrayado por la mayoría de las PYME es la necesidad de crear un caso de negocios para los clientes con el fin de comprar un producto ecológico o utilizar un servicio ecológico.

Según las PyMe’s, las siguientes cuestiones son responsables de la falta de apoyo de la red del lado de la demanda:

  • La necesidad de proporcionar cifras precisas y evidencia adicional de los beneficios relacionados con los bienes y servicios verdes
  • La necesidad de convencer a los clientes potenciales de que la economía circular es el enfoque es el camino a seguir
  • La percepción errónea de los clientes de que los productos y servicios ecológicos son de menor calidad que los bienes y servicios tradicionales.

La falta de capital también es una barrera muy frecuentemente citada, que en muchos casos se refiere a la falta de capital inicial, la falta de oportunidades financieras o alternativas a los fondos privados y la financiación bancaria tradicional.

La falta de capital también incluye los costos indirectos (tiempo y recursos humanos) relacionados con el esfuerzo adicional de I + D necesario para el desarrollo o la mejora de un nuevo bien o servicio verde. 

Respecto a la financiación bancaria, más del 20% de las PYME informan dificultades para atraer la financiación necesaria de los bancos tradicionales para implementar medidas más sostenibles dentro de la empresa, para invertir en el desarrollo de nuevos bienes y servicios ecológicos, o para financiar la compra de equipo eficiente en recursos. 

De ahí que surja una imagen de los bancos como una institución que es inflexible sobre los requisitos de las PYME para retrasos ocasionales en los reembolsos.

Los banqueros también parecen tener dificultades para comprender el potencial comercial de la economía circular, especialmente cuando se trata de probar o comenzar la producción de productos ecológicos innovadores que actualmente no están disponibles en el mercado.

La falta de apoyo del gobierno también es considerada una barrera principal hacia la economía circular, debido a la falta de una legislación efectiva, así como a la falta de apoyo de las autoridades locales.

La carga administrativa y la falta de conocimientos técnicos son mencionados por una de cada cinco pymes, incluyendo sistemas complejos y procedimientos largos que enfrentan las empresas para obtener certificaciones y cumplir con los estándares y las obligaciones legales.

Una última barrera es la brecha en las habilidades de los empleados y la falta de personas con conocimientos en asuntos relacionados con las prácticas comerciales de la economía circular. 

La falta de información y la cultura ambiental de una empresa son tras barreras que enfrentan las pymes. 

Habilitadores para lograr una economía circular para PyMe´s

Por otro lado existen ‘facilitadores/habilitadores’ para migrar o lograr una transición a una economía circular. La mayoría de las pymes afirman que la mentalidad y el compromiso del personal es un aspecto importante para facilitar la transición a un modelo de economía circular. 

El ‘networking’ es uno de las grandes facilitadores para las pymes, en la mayoría de los casos implica unirse a un grupo de empresas con ideas afines que luchan por la sostenibilidad, o ser miembros de una asociación de la cadena de suministro. Los clientes necesitan o prefieren productos o servicios “verdes”, lo que motiva su adopción de un negocio circular.

La importancia de un modelo de negocio verde financieramente atractivo es paradójicamente uno de los facilitadores. Paradójicamente porque también es una debilidad. En este caso son fondos especiales que están disponibles para las empresas que desean implementar una solución circular, como financiamiento inicial específico o subvenciones locales.

El atractivo financiero es relativamente bajo debido al riesgo relativamente bajo de la inversión, especialmente en el caso de las PYME que adoptan energía solar fotovoltaica. 

El reconocimiento externo de un modelo de negocio verde, como un premio, premio o trato favorable en los procedimientos de licitación de proyectos gubernamentales (cuando la sostenibilidad es un criterio para la licitación), puede llegar a ser uno de los facilitadores, por ende ser una empresa socialmente responsable tiene un valor intangible.

El apoyo del gobierno como barrera, se puede concluir que algunas PYME en la muestra no ven al gobierno como particularmente útil con respecto a la transición de la economía circular.

Con información de: Research Gate

Imagen: Rudall30

Nos encantará ayudarte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación.


Notice: ob_end_flush(): Failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/redbms/public_html/wp-includes/functions.php on line 5420